soller

Recorriendo las montañas del oeste de Mallorca

Pese a que las islas griegas acaparan cada año más interés turístico, lo cierto es que en el Mediterráneo occidental hay destinos que nunca fallan. Córcega, Cerdeña, Sicilia y, sobre todo, nuestras queridas Baleares, son lugares de gran belleza y con una oferta vacacional incomparable. En este post queremos descubrir los mejores enclaves del oeste de Mallorca, un área de montañosa que está entre lo más bonito y desconocido de la isla.

Lo mejor del oeste de Mallorca

Esporles

esporles

Desde Palma de Mallorca sólo tienes cerca de una hora de coche hasta este pequeño pueblo del interior de Mallorca, a las faldas de la Sierra de Tramuntana. Es pequeño y acogedor, pero destaca sobre todo su entorno, ya que además contrasta con la típica imagen que tenemos de pueblos de costa, playas y demás. Aquí no hay grandes locales, bares ni terrazas, pero sí que encontramos un plaza con mucho encanto y un mercado municipal atractivo, con producto fresco cada día.

Valldemossa

valldemossa

Si hay un pueblo que deberías ver sí o sí en Mallorca, ese es Valldemossa. Es un pueblo de gran belleza, envuelto en un entorno verde y montañoso que, unido a la arquitectura tan pintoresca de la ciudad, donde la piedra es la gran protagonista, enamora a todo el que pasa. Valldemossa tiene además un monasterio (más conocido como La Cartuja) muy recomendable de visitar, especialmente su claustro. La localidad se encuentra en un valle en el interior de la sierra, y pese a todo cuenta con un pequeño puerto a escasos kilómetros del centro urbano.

Deià

deia

Deià es uno de los pueblos más emblemáticos de la zona oeste de Mallorca. Y es que tiene una situación inmejorable. Esta pequeña localidad está en las laderas de la sierra, pero con el mar a muy pocos metros. Eso permite de forma constante disfrutar de unas vistas apasionantes. Deià tiene además bastante sitios donde alojarse y se convierte en un punto ideal para una escapada en pareja o en busca de relax. Pocos puntos hay más bonitos en Mallorca para disfrutar del atardecer.

Sóller

soller

Llegamos a Sóller, una de las ciudades importantes de Mallorca, con mucha historia a sus espaldas. A la sombra del Puig Mayor, el pico más alto de la isla con cerca de 1.500 metros, Sóller se divide en un casco urbano que está unos kilómetros en el interior, donde podemos disfrutar de casas señoriales fantásticas y la preciosa Iglesia de Sant Bartomeu; y la zona del Puerto de Sóller, realmente bonito y con playas interesantes como Es Traves. Ambas están conectadas por un tranvía, conocido como el Tren Naranja por el hecho de que cruza grandes campos de naranjos.

Sa Calobra

sa-calobra

Cuando viajamos a Mallorca esperamos encontrarnos playas mágicas que nos enamoren, y Sa Calobra cumple sobradamente con este cometido. Está relativamente cerca de Sóller, aunque para llegar a ella vas a tener que serpentear cerca de una hora por las montañas, dado su difícil acceso. Sin embargo, merece la pena. Sa Calobra es una playa de pequeñas piedras rodeada de acantilados, con un acceso bastante estrecho al mar, pero muy pintoresco. Sus aguas son muy claras y merece la pena acercarse aunque no tengamos intención de bañarnos. Uno de esos rincones que debes incluir sí o sí en tu ruta.

Esta es la ruta que te proponemos por el oeste de Mallorca. Está área montañosa está llena de rincones imprescindibles que te darán otra visión de la isla. Un viaje interesante en cualquier época del año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *